Homenaje para Aretha Franklin en todas partes del mundo

Afuera de la imponente iglesia, de ladrillos pálidos, los seguidores colgaron ramos de flores, osos de peluche, homenajes escritos a mano y globos de helio en los que se pueden leer “eres especial”. EFE

Nueva York. – Feligreses celebraron la vida de Aretha Franklin, en la iglesia bautista de su padre en Detroit este domingo, en una ceremonia en la que sonó su poderosa voz y en la que no faltaron halagos de amigos y vecinos para la “Reina del Soul” .

El activista de derechos civiles y excandidato presidencial Jesse Jackson –en estado de salud delicado– recibió una ovación de pie después de acercarse al micrófono para elogiar a su vieja amiga.

La iglesia bautista de New Bethel, ubicada en un tranquilo vecindario de Detroit, ha sido el centro de los homenajes a Franklin, quien falleció a los 76 años de un avanzado cáncer de páncreas.

“Es un día feliz y triste”, dijo el pastor  Robert Smith Jr. al comienzo del servicio.

“Estamos tristes de que Aretha se haya ido, dijo. “Estamos felices de que se haya liberado de las cadenas del tiempo”, dijo.

La ceremonia comenzó con un apasionado show de baile de una niña con una falda roja y siguió con una grabación de Franklin cantando “Precious Lord (Take My Hand)”, la misma canción góspel que pronunció en el funeral de Martin Luther King Jr.

Franklin grabó el álbum “One Lord, One Faith, One Baptism”, en la iglesia, donde también servía comida a fieles y personas sin hogar en Acción de Gracias y Navidad.

Ralph Godbee, un exjefe de Policía convertido en pastor, recordó como una vez Franklin lo llamó por teléfono para quejarse porque un familiar suyo había sido maltratado por el departamento de Policía. Le dijo que nadie -independiente de quién fuera su familia- debía ser tratado de esa manera.

“Hay algo acerca de cuando llama la reina”, dijo. “Nunca había estado tan emocionado en mi vida por ser maldecido por alguien”.

Godbee la elogió como una “luchadora de la libertad” y le atribuyó el renacimiento de “Motor City” (como se le llama a Detroit), el hogar de la industria automotriz de Estados Unidos que ha progresado luego de años de depresión económica y alta criminalidad.

El padre de Aretha, C.L. Franklin fue un prominente predicador bautista y activista de los derechos civiles, que en junio de 1963 ayudó a King a organizar la “Marcha por la Libertad” a través del centro de Detroit, solo dos meses antes de la histórica marcha de King en Washington y el discurso “Tengo un sueño”. Agencias

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*